la pizarra de paula

Llevas toda la vida pelando mal los plátanos y todavía no lo sabes.

Y lo mismo pasa con la educación que recibe tu hijo en muchas ocasiones. Está desmotivado, no le gusta el estudio y se siente frustrado (tú igual que él) por motivos que ni siquiera se te han pasado por la cabeza.

Me gustan los plátanos, y cada día tengo la misma historia. Voy a comer uno y el mismo problema. Si está muy maduro, al quitar el rabillo se deshace la punta. Si esta verde, se dobla sin romperse y la fuerza que meto hace que se chafe el principio; y eso el día que no tengo que utilizar un cuchillo. Además, al llegar al final, el último trozo obliga a que mi cara se frote con la piel de alrededor.

Según un estudio de la universidad de L’Alcúdia (el cual me ha acabo de inventar) el 95.13% de la gente pela los plátanos por el rabillo de arriba – que es la parte que une la fruta al árbol – y esto es incorrecto. Se pelan al revés por varios motivos.

Si lo agarras al revés de lo que todo el mundo hace, con solo un pellizco se abre la piel y se retira más fácil. Y si lo sujetas por el rabillo, evitas frotar la cara con la piel como te decía.

Claro, nadie que conozca se levanta un día y busca en Google cómo se pelan los plátanos; no tendría sentido. Es algo que llevas haciendo y admitiendo como correcto y ni te lo planteas.

Sin embargo, cuando tienes un problema y eres consciente, preguntas, investigas te informas y formas. Pero, ¿cómo solucionas un problema que ni siquiera sabes que existe? Si no eres consciente del problema, no haces absolutamente nada.

Por ejemplo, supongamos que compras mi curso y cuando te hablo de como mejorar el estudio de tu hijo con TDAH mientras se divierte, te surge alguna duda. Entonces, me preguntas.

Paula, ¿Cómo hago para que mi hijo con TDAH se motive y pueda mejorar este curso?  Haz este ejercicio que te propongo. Te digo. Detectas el problema, preguntas y resuelves tu duda. Fácil.

Pero claro, si no tienes ni idea de que existe un problema con la educación que recibe tu hijo, no es posible que sepas y mucho menos que resuelvas tus dudas.

Los niños tienden a estudiar volviendo a escribir veinte veces lo mismo para que se les quede para el examen. Después de una larga paliza de estudio (para él y para ti) el resultado es un 5 (y si llega). Aquí el problema está en que no a todos los niños les funciona eso de copiar y pegar, hay niños que aprenden con su cuerpo, con dibujos, asociando…

Luego están los niños que llegan al examen y no entienden ni el enunciado (y eso que han estudiado mucho), pero las formas de aprender que les enseñan en el cole son insuficientes para ellos. En realidad, leen un texto y no están ni entendiendo ni comprendiendo lo que significa.

Y si a mí, nadie me hubiera planteado esto, no me habría dado cuenta y mucho menos habría investigado como poder ofrecerte la solución.

juegos para niños pequeños

Por eso, una de las cosas que más le gusta a la gente que ha hecho el curso a quien le cuento el método es cuando les enseño a motivar a sus hijos, superar sus barreras y sus miedos.

Y por todo eso, he creado este curso.